11 de Junio

Tenía suerte de que no me hubieran dado trabajo en el Smokey porque cuando cerramos el restaurante a eso de la una de la mañana, el bar contigüo estaba en su momento de máximo esplendor, abarrotado hasta los topes y con todo el mundo bailando acelerado.

La tarde-noche no fue dura, la anterior había sido muy floja y apenas pude enfrentarme al mundo. Esta ya pintaba de otra manera, había varias mesas ocupadas y nada más empezar a trabajar a las 17 llegaron más parejas. La temperatura era agradable, pero estaba algo constipado. Los primeros clientes fueron comprensivos y me repitieron lo que querían tomar unas cuatro o cinco veces en todos los idiomas que conocían. Vinieron unos franceses que consideraron que yo era francés y solo me hablaron en francés. Y entre la maraña de público se presentaron unos diez u once holandeses para beber algo… el espectáculo estaba servido… Ya había tenido varios roces con clientes que se sorprendían de que no hablara dutch, y ahora, cuando le sugerí a un hombre del grupo que se dirigiera a mi en inglés, espetó can you speak dutch… me limité a sonreir mientras hervía con su prepotencia. Me pidieron unas cien mil cosas en completo desorden, marcas de cerveza que no exisitían en la carta pero que yo confundí y para colmo me olvidé de llevarle su cerveza al hombrecillo simpático del dutch, que después, con fingida amabilidad, exagerando las buenas palabras, me volvió a pedir.

El gracioso del grupo quiso saber si teniamos snacks, y al sugerir qué tipo de snacks,  salió de mi boca snex, interpretando él que había dicho sex. La tensión iba en aumento.

Me salvó una española compasiva y la amabilidad de una chica morena que se sentaba a su lado, trabajaban también para la compañía. Le expliqué que llevaba cinco días en Holanda y se compadeció, comentándolo con los demás del grupo. No le dije que encima estaba resfriado, hubiera sido rizar el rizo de la clemencia.

Para colmo llegaban más holandeses al grupo… y más clientes, que se soprendían de nuevo de que no hablara dutch, levantando las cejas o haciendo muecas. Los comprendo, pero espero que me comprendan a mi también.

La mesa de los 100.000 hijos holandeses de San Luís no paraba de beber, pero como solución inteligente, habían optado por pedirle a mi compañera.

Varios clientes me preguntaban sobre mis intenciones para con su país: trabajo! werken! 

Spain is bad, no?.., unos días antes de venir, escuché en la radio una entrevista a cierto ministro español que decía que todos los españoles somos embajadores de la Marca España, y que había que españolear, mostrando orgullosos la españoleidad. Basándome en el criterio que tienen los políticos de españolear deduje que era mentir y robar, así que opté por no españolear y sentidocomunear, virtud que por suerte no tiene fronteras. Así que ponía cara de enfado y les decía: Spain is very bad, there’s no job, there’s no oportunities, no chances… Me decían que triste que pena y me iba a por más bebidas para la mesa de los cien mil hijos.

La situación estaba controlada, la hora punta de la cena había pasado.

De entre los cien mil hijos se alzó uno, que debía ser el jefe porque pagó, además era el no tengo cerveza speak dutch!, había dado en el clavo, era el hijo de puta de San Luis, que en la barra protestó por mi carácter de primerizo en la hostelería holandesa. Consideré que lo mejor era interceptarlo y comentarle la jugada (la de Spain no chance no, la de es mi quinto día) y de paso excusarme por no hablar su idioma. El hombre, que debía ser experto en buen trato al cliente, me sugirió que la próxima vez diga que necesito ayuda porque soy nuevo. Él no contaba con que tenía a mi jefe dentro del local, y a otros dos en la terraza, ni con que me pedían las bebidas en absoluto desorden. Para aportar más datos sobre su poder en el cielo y la tierra me dijo la brutal cantidad exacta que había pagado, y me recordó que él paga mi salario, que él era todo poderoso, el alfa y el omega. Como signo de compañerismo me golpeó cariñosamente con el puño en el pecho y sonrió, yo todo el rato sonreía por fuera y por dentro me cagaba en su padre, que no debió enseñarle demasiada educación, ni respeto.

Creo que hay dos palabras clave que cambiarían el curso de la humanidad: honradez y humildad.

El local tiene tres televisores que emiten videos constantemente. El compañero holandés estaba subiendo las escaleras pero se paró derepente, girando su vista al televisor. Miré al compañero, luego a la tele… era un videoclip que él conocía bastante bien, Rosana. Por lo que pude interpretar, Rosana es una morena espectacular que baila en los bares y un tipo la lleva en coche y ella hace como que felación y en fin… toda serie de típicos equívocos sexuales que desembocan en otra cosa, lo que le llevó a mi compañera, también dutch, a explicarme que eso era “videoclip horny”, para después decirme que horny se dice algo así como jerren o jerrein o jirren. Como había aprendido a decir “yo estoy” decidí combinarlo añadiendo “muy”, y no controlé el volumen de voz porque la música estaba bastante alta. Cuando salí, dos mujeres que estuvieron interrogando sobre mi procedencia se estaban partiendo la caja…

A lo largo de la noche el grupo de los cien mil hijos se fue reduciendo, aunque quedaban algunos irreductibles. Gente simpática, que hablaba sobre tener hijos, los viajes y cosas en dutch. Los divertidos miembros de la compañía llevaban una buena cogorza, e irónicamente, ahora tenían que bajar la cabeza a mi paso para no cerciorarme de que iban bonicos, o por otro lado, hacían toda clase de famosas muecas y gestos simpáticos intentando sonreir para fingir que no habían bebido casi nada, de los cuales surgían toda clase de poemas visuales sobre el horror.

La noche. La noche otra vez, en otra gran ciudad, con sus borrachos gritando por la calle, sus transexuales agarrados del brazo de clientes, y sus locos que caminan raro y hablan solos… La noche en Amsterdam es como cualquier noche en otra ciudad.

El ambiente dentro del local era apagado, sonaba una canción en inglés de los típicos cantantes melódicos actuales, llenos de melancolía y tristeza; estaba ya bastante cansado, más por la tensión que por el trabajo. El cocinero egipcio descansaba en uno de los sofás y jugueteaba con su i-pod, cuando pasé por su lado vi que observaba atento una foto de recién casado, zoomeando en su mujer… me pregunté si vivía con ella todavía, o si estaba lejos, si la echaba de menos… era el momento tierno de la noche, yo solo quería llegar a casa para meterme en la cama y abrazar a Chloe. No había sido extremadamente duro, pero tampoco era fácil. El futuro se afronta con una extraña mezcla de esperanza que por lo que vivimos, se hace triste a veces… honradez y humildad! parece que no es tan difícil si nos esforzamos un poco.

A última hora vino una pareja agradable, por el acento parecían de alguna zona de Inglaterra, y la fumada importante que llevaban les daba un toque místico revelador. Con dos cosmopolitan encima de la mesa miraban al infinito con una leve sonrisa en la cara. Eran la paz.

Llegaron también dos jóvenes negros, el amigo enrollado y el serio. El enrollado en seguida preguntó mi procedencia, para añadir ante mi respuesta: uno momento! por favor! y pedir: uno mohito! amigo! , el amigo soso quería una coca cola, pero el enrollado era demasiado enrollado, tenía el pelo afro y vestía cool: bring another uno mojito! come on!, miré al amigo, que puso la internacional cara y gesto de: quin remei mare!. Eran una pareja muy televisiva.

Esta mañana (12 de Junio) he conseguido mi sofinummer, soy oficialmente residente de Nederlands, y he sido bautizado al salir de las oficinas del estado con la primera lluvia importante del verano… ¿verano?

2 thoughts on “11 de Junio

  1. pues para ser un martes de junio no esta nada mal .¿creo que este dia dejan salir algun que otro jilipoyas a tomar copas por amsterdame?

    besitos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s