Canales

Hoy el canal que discurre frente a mi casa parece que iba más cargado de lo normal. Ayer por la tarde llovió, y esta mañana no ha parado de hacerlo, además el viento lo impulsa.

Recorrer Amsterdam es circular al lado de canales, a veces sin percibirlo.

Singel, sin ir más lejos, es un canal; el que tengo que subir y bajar para ir al trabajo. De día, el canal lo atraviesan barcos y en la orilla, en las aceras, bicicletas, motos y pocos, muy pocos coches. Las casas son bajas, no tendrán más de tres plantas, con la parte superior triangular, de formas alegres y profusamente decoradas. Los tejados son a dos aguas, de ángulo bastante cerrado, supongo que para evacuar el agua y la nieve con más celeridad; algunas de las casas tienen la puerta principal algo elevada, a dos metros del suelo más o menos, facilitando el acceso mediante unas escaleras. En los pisos no elevados hay escaparates pero pocos negocios. De memoria podría citar un pequeño restaurante italiano que hace esquina, con grandes ventanales, donde cuando paso a primera hora de la tarde los trabajadores esperan sentados en la pequeña terraza; una galería de arte urbano que inspira poca vida, y al principio de la calle un coffeeshop. También ahora que recuerdo, unas oficinas de algo que parece una empresa de creación de videojuegos.

El otro lado de la calle, cruzando el canal, lo atravieso siempre de noche, cuando acaba la jornada. Para llegar a singel tengo que cruzar la plaza, infiltrarme por una pequeña calle que desemboca en la carretera paralela a otro canal cuyo nombre no conozco, y de allí, llego hasta una zona peatonal donde siempre me cruzo con gente que, alegre, va hacia donde yo vengo. Una vez atravieso la parte peatonal, que por el día es un ir y venir de gente comprando, llego hasta el nuevo inicio de singel, que tiene comienzo en un restaurante, estilo años 40, parecido a un café de alguna ciudad lejana, pero asediada de occidentales, en Marruecos, por ejemplo.

La luz al lado del canal es anaranjada, tibia. No muy iluminado, el agua apenas se intuye, y en el camino de subida destaca, en un puente, que los vértices de sus arcos han sido cubiertos de bombillas de luz blanca. El puente tiene tres arcos, donde los inferiores son los laterales, y el central los supera tanto en altura como en anchura. Es bajo y de pilares robustos, la decoración simpática. Son esos pequeños detalles que supongo, hacen que una ciudad tenga elegancia, y pese a ser un recurso manido, denota cierto interés por embellecer la noche.

La otra luz de mi regreso es el rojo, casi al final del trayecto, roza esa zona con los lindes del red light district. Posadas en las ventanas las prostitutas no me ven pasar, así que no tienen tiempo de preparar ademanes y gestos seductores, permitiéndome verlas en poses no forzadas, con sus cuerpos robustos, generalmente sudamericanas, entre las que no me extrañaría si hubiera algún hombre; esperan mirándose las uñas, bostezando, de brazos cruzados, sentadas o apoyadas en el quicio de la ventana.

A esas horas la gente es poca, pero siempre se ven grupos de gente y ciclistas distraidos y cansados.

El miércoles trabajé poco, desde las seis. Cerramos y engullí un burrito vegetal, que aunque su destino era un cliente, en cocina no habían reparado en el NO CHEESE, y tirarlo era una pena. 

Mi compañero tenía que esperar al autobús nocturno, que creo que me dijeron que costaba cerca de 5 euros, así que nos quedamos charlando entre el bullicio nocturno de Rembrandtplein. Me sorprendió su procedencia. Aquí puedes encontrar gente de todos los paises, pero además, gente nacida en otros paises cuyos abuelos nacieron en Neederlands a pesar de que los padres de estos no lo fueran. Son las causas de haber mantenido cierto vínculo cultural con las colonias. 

Ese era el caso de mi compañero. Engaña porque es albino, pero toda su familia paterna es del Caribe y la procedencia de su madre es también lejana aunque no la recuerdo bien. Él nació en España, y tras unos meses después fue traido aquí, al cuidado de su abuela, que le arreaba pero bien… Es un tipo sincero, agradable, sin tonterías, y su nombre le delata. Se llama Ferro, conscientes sus padres de que quería decir hierro, él, hace honor a su nombre y a su familia.

La novedad del miércoles fueron tres clientes, que a última hora de la noche decidieron pedirse vodka, ron y algo ligero. Eran árabes, pero me era imposible saber de dónde. Cuando les dejé las bebidas encima de la mesa, decidieron que querían algo. Yo no les entendía bien, me pedían y repitieron la palabra, hasta recurrir a la mímica. Fue cuando uno de ellos se acercó el vaso a la boca y movió los labios. Me puse un poco nervioso pensando que se referían a que había escupido en su mezclum. No eran muy buenos actores, hubieran perdido siempre esa prueba en el party & co. Me pedían una pajita! Llegue a esa conclusión cuando el más avispado pronunció las palabras mágicas: to drink. Entonces obacioné: oooh! y después imité el sonido de la pajita frrr frrr, lo cual les hizo mucha gracia, ellos lo repitieron entonces, y me preguntaron de dónde era. La misma reacción de siempre. Amigo! Amigo! compulsivo de todos los integrantes de la mesa, mientras levantan las cabezas y entusiasmados me demuestran su dominio verbal. Es una situación siempre simpática, que yo agradezco en extremo, la gente se alegra de verdad mostrándose como polluelos ante la llegada de la madre lista para regurgitar el alimento.

Eran de Arabia Saudí, de cuyo país lo único que conozco es que tiene un desierto de enormes dimensiones, pero repetir la palabra desierto en inglés no hubiera sido lógico ni cuerdo. También se decir en árabe amor mio y perro grande, pero tampoco venía muy a cuento.

 

Ferro me había explicado que aquí hay gente de todo el mundo, que puedes conocer de todo, y él era una muestra de ello.

Para probar de nuevo algo típico del país, hemos decidido celebrar el viernes yendo a un restaurante típico de Neederland, un indonés. Y es que Indonesia fue colonia holandesa durante mucho tiempo; si recordais en el blog de Rijksmuseum ya se explica brevemente el cambio de nombres de la capital: Yakarta.

Actualmente, Indonesia está formada por un conjunto de islas, entre la que destaca Borneo, la cual comparte con Malasia y Brunei, de donde viene el famoso sultán. Ya se la pueden bien repartir, pues se trata de la tercera isla más grande del mundo. Los indonesios son, en su amplísima mayoría, musulmanes, y tienen una cocina muy particular, de la cual no se descarta el cerdo, como así refleja nuestra carta, traducida al español como carne de puerco. 

Todo esto y mucho más… el domingo a mediodía.

 

2 thoughts on “Canales

  1. Hola Carlos,aunque salgo como oossee..LA BOMBITA,soy Elisa.
    hoy he leido de tirón varios capítulos de tu historia,y tengo que decirte q.está muy interesante.Como dices q. todos los dias recorres EL SINGEL…cuando pases esta noche,mira el reflejo de la luna en el canal….esta noche es la LA GRANLUNA.mas grande y brillante.(si tienes suerte y no hay nubes).
    Nosotros desde Alicante almirarla nos acoedaremos de TÍ. BESITOOOOOS.

    • Buenas!!
      me alegro de que te guste! La verdad es que está nublado… Lloviendo de hecho. Y la luna la he visto solo una vez o quizás dos en Amsterdam!
      Habeis hecho la gran cena en la playa? que suerte!

      un beso!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s