Ping Pong Night

Ping Pong Night y la historia de un cambio

Una pelota de pin pon golpea la pala, después la madera de la tabla, por suerte dos botes y de nuevo otra pala, en un ciclo que se pretende ilimitado si el partido es amistoso, me recuerda al verano. Ese sonido me relaja. Me recuerda a los veranos alargados de Alicante, mantenidos como una partida sencilla. Pero aquí es otoño, todo cambia en otoño con la velocidad de una partida entre chinos, las hojas han caído como imperios decrépitos, se diría como Europa. Arrugadas y secas, maltratadas por el viento.

Todo es cambio. La vida se fundamenta en el cambio, y los descubrimientos en el ensayo y error, eso es crecer y aprender. O al menos es así como justifico todos mis errores.

Es martes, la sala de Overtoom 301 es tibia y al principio el círculo que rodea la mesa de pin pon colectiva es pequeño, de paso tranquilo. Overtoom 301 es donde se ubicaba la antigua Academia de Cine de Amsterdam, con lo cual: edificio grande, luminoso y de varios pisos con salas espaciosas. Hubiera sido un crimen dejarlo caer fácilmente.

Mientras giro en el círculo, dispuesto a golpear la pelota blanca, me cuentan que fue en el año 1999 cuando entraron al edificio vacío para iniciar un proyecto. Era la Vereniging Eerste Hulp Bij Kunst (E.H.B.K), que se podría traducir al castellano como Asociación de Primeros Auxilios para el Arte, o como Primera Asociación de Ayuda al Arte. Dependiendo del grado de urgencia que tenga la decadencia artística de una sociedad, supongo. Elige tu favorito.

La idea de la ping pong night es pasarlo bien beber charlar y además jugar al pin pon para hacer más fácil la socialización. En verdad tiene efecto. La mesa es colectiva, todos participan, los pasos lentos del principio se convierten en carreras para alcanzar la pelota, que a cada golpe va cargada con más mala hostia. Cuando llega tu turno eres el protagonista de la noche, todas las miradas toda la esperanza está depositada en ti, eres parte del engranaje que mueve la fiesta, que levanta el ánimo. Si aciertas te quedas hasta demostrar lo que vales en el siguiente golpe, si fallas, sales del círculo (demasiado fácil escribir: metáfora de la vida, ¿no?) No te preocupes demasiado, lo estás pasando bien y tarde o temprano comenzará otra; cuando uno de los últimos contrincantes venza a su oponente, sin más premio que el prestigio de vencer.

Hasta el año 2010 la okupación en Holanda no estaba penalizada, y si la casa o edificio no había sido utilizada durante un año, podías entrar y hacer de ella tu hogar. Debido a la deriva neoliberal (otra vez el cambio, triste cambio) de nuestra amada Europa, también en Holanda se prohibió la okupación. A partir del 1 de Octubre del mismo año cerraron más de un centenar de casas. Antes de convertir la okupación en un acto delictivo se daban cita en la ciudad más de 350 casas okupas, de las cuales sobreviven muy pocas.

Cada hora la temperatura de la sala aumenta y el círculo es ahora un lento, casi insoportable, discurrir de cuerpos tambaleantes. Tranquilo, llega el momento de descargar el nervio de la espera.

Si no hubo intención de cerrar Overtoom 301 fue porque ya no era una casa okupa. Un año después de okupada les ofrecieron un contrato de alquiler, que aceptaron. Puedo imaginar que el cambio, el paso de okupas a arrendatarios, no fue sencillo, probablemente objeto de discusión en asambleas interminables, barajando permanecer fieles a su naturaleza, a sus principios e idiosincrasia aun a riesgo de ser expulsados, o por el contrario, aceptar, pagar, adaptarse a la dinámica inmobiliaria, y así no pondrían en peligro su proyecto artístico y cultural, que no es poca cosa.

Desde el año 2007 son dueños del edificio. Overtoom 301 es la historia de una adaptación, sobrevivir expandiendo su idea y sus trabajos. La voluntad era, y sigue siendo, crear un centro cultural alternativo multi-media donde se den cita diferentes técnicas artísticas, lo cual por suerte eso no ha cambiado.

Antes de entrar a Overtoom 301, cruzando el patio de la Academia de Cine de Amsterdam, se entretejían por mi mente escenas disociadas de noches disolutas en okupas de Barcelona, ociosidad manifiesta. Mi vida ha cambiado demasiado, vivo en pareja, trabajo, pago alquiler, facturas, impuestos, comida y me preocupa terriblemente el futuro. Pero esa es la historia de otro cambio que no toca, ya me llegará el turno de pegarle a la bola.

 

https://www.facebook.com/pages/Ping-Pong-at-OT301/248440158535630

 

Una foto de un atardecer siempre queda bien

Una foto de un atardecer siempre queda bien

Advertisements

One thought on “Ping Pong Night

  1. ¡¡Ay!! ¡Barbara! La vida es aixi… que decia la serpiente a la mariposa en el Drac i la Papallona. Me gusta como escribes y me espanta lo que nos cuentas del movimiento okupa, si ya les esta llegando la ola de represión fascista a Holanda, veremos que tendremos que hacer aqui para parar corruptolandia. Por cierto me gustari sobremanera que nos contaras como nos ven desde alli, como ven la situación de aqui. Y si te apetece, te acuerdas y hay ocasión, podriamos vernos delante de una buena pitanza, prometo hablar de lo humano y lo divino… pero sobre todo escuchare avido tus/vuestras andanzas y experiencias. He empezado con una frase de una obrita de teatro de Papallona y aqui termino dejandote unas estrofas de una cancion de Pablo Milanes “El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos… y el amor no lo reflejo como ayer. En cada conversación, cada verso y cada abrazo… siempre se pone un pedazo, de razón” si supiera hablar ingles me largaba, pero ya, a cocinar por Europa o a Inglaterra… Jo que endivia me das 😉 jajaja ¡Si se puede!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s